El proceso de la iluminación ¿no fue concluido?

Alexandre: Hace tres años expuse las dudas de mi mente a Vedanta y la mayoría fueron resueltas. Sin embargo, este proceso no fue concluido, ya que no practiqué suficiente la indagación, que es el siguiente paso. Pensé que tenía el conocimiento, pero no es así porque el sufrimiento no fue eliminado. Es más, a continuación Alexandre pasó por una etapa de desengaño y confusión en la que renegó de Vedanta y fue tomado por numerosos vasanas que le alejaron de la práctica espiritual. ¿Por qué? ¿Tienes alguna teoría?

Yo no lo sé, aunque poco importa ya.

Shams: Los vasanas tienen que manifestarse y a final de cuentas es Isvara quien decide cómo se desarrollará el asunto.

Alexandre: Puede ser que el cuerpo sutil se apropiara de un supuesto logro engañándose a sí mismo.

Pero Vedanta ha vuelto. Me he descargado el libro completo del curso de Vedanta y estoy trabajando con él. También estoy dándole más importancia al Karma Yoga para que mi mente no vuelva a desestabilizarse y a ser arrastrada por ciertos vasanas que la llevan a identificarse con los objetos y a proseguir en el fastidioso ciclo de samsara.

Shams: Una opción, de acuerdo con la situación (pues, como me comentas, la mayoría de tus dudas han sido despejadas con Vedanta), es alternar jnana yoga con karma yoga, de acuerdo con perspectiva ¿Cuál es la diferencia?

El karmayogi sigue identificado con el hacedor, así que la función de karma yoga es agotar los vasanas y, en consecuencia, facilitar la desidentificación del hacedor. El jnanayogi, por el contrario, puede reconocer que el hacedor es solo un objeto. Swami Paramarthananda explica que la visión del mundo del karmayogi es con base en un formato triangular: individuo-mundo-Isvara (jiva-jagat-Isvara). Por otro lado, la visión del jnanayogi es un formato binario: ser-no ser (Atma-anatma).

Karma yoga es ciertamente la base de todo el yoga, y aún así conviene recordar que es una preparación para la aplicación directa del conocimiento en forma de jnana yoga. Como has notado, la estabilización del conocimiento está sujeto a todo tipo de ires y venires, así que karma yoga debe estar disponible para los momentos de identificación con el individuo y los conflictos a los que se enfrenta. Cuando el conflicto se ha reducido, y en la medida en que esto se perciba como sencillo y pueda hacerse de forma natural, se ha de pasar a separar entre el Testigo y los objetos, el ser y el no ser.

Alexandre: De nuevo hay en Alexandre un gran anhelo de conocimiento, de despojarse de la ignorancia, de permitir que la Conciencia brille en su mente y el conocimiento de sí se revele.

Shams: El deseo de conocimiento es siempre una buena noticia, pues se trata de una cualificación básica. Aun así, cuando ya hay una comprensión del asunto como la que tú tienes (desde hace más de tres años expusiste la mente a Vedanta y te dedicaste al desarrollo de las cualificaciones), un buen comienzo es recordarle al individuo que es un objeto, pues solo tú eres real, y que, sea como sea, la liberación no es PARA él, sino DE él. Ese es el conocimiento de lo rea,l satya, y, por lo tanto, ya ha sido revelado. Nada espectacular sucederá al respecto. En todo caso, me parece que esta es la comprensión que subyace en la forma en que expresas el “problema” en tercera persona.

En cuanto a que el conocimiento brille en la mente, es decir, que el conocimiento se manifieste con total claridad y resplandor, es un deseo legítimo, y la respuesta para ello es la práctica (sadhana). Un cálculo, nuevamente de Swami Paramarthananda, es de unos quince años después de que la ignorancia primaria sobre tu identidad se ha disuelto.

Alexandre: Te explico esto para que veas lo difícil que es para algunos conocer su identidad. La ignorancia es tan persistente que da miedo, y en muchos alumnos el conocimiento intelectual puede confundirse con la comprensión absoluta de la propia identidad.

Shams: Como en todo lo que has escrito, me parece que haces un buen diagnóstico y también comprendes con exactitud que lo que hace falta es trabajar pacientemente con los vasanas. La comprensión intelectual sin duda no basta y aun así es una herramienta poderosa. Nos brinda la capacidad de discriminación tanto en lo absoluto como en lo relativo: no solo reconocer entre lo real y lo que no lo es, sino hacer análisis y tomar decisiones objetivas en el mundo relativo, con base en lo que se sabe real.

Alexandre: ¿Se dará algún día en Alexandre?

Shams: Afortunadamente, ese no es problema tuyo, sino de Alexandre (que es solo un objeto que aparece en ti), y en realidad no es un problema sino parte perfecta de Isvara.

Alexandre: Rezo a Ishvara para que así sea, dejándolo al mismo tiempo a su voluntad y a su gracia. ¿Es una contradicción?

Shams: No es una contradicción en absoluto. La máxima expresión del libre albedrío es la consagración de nuestros actos a Isvara, bajo la comprensión de que todos esos actos y sus resultados son decididos por Élla, la totalidad.

Alexandre: Espero tu respuesta, que me será útil en esta aparente travesía por Maya.

Shams: Muchas veces, aunque se ha comprendido con mayor o menor claridad el hecho de que uno es el Ser, todo el resto del organismo parece no haberse dado cuenta de ello. Por lo tanto, siguen apareciendo pensamientos, emociones e impulsos basados en la ignorancia. Se dice que el conocimiento es firme e inmediato cuando las vasanas que motivan estos pensamientos, emociones e impulsos de ignorancia han perdido su fuerza para aprisionar (lo cual describiríamos como sufrimiento).  Entonces, la ignorancia primaria se ha ido y eventualmente el resto de los vasanas se seguirá disolviendo. Sin embargo, la ignorancia (siempre tenaz e inteligente) puede volver, sin duda a causa de vasanas que no fueron agotados previamente. La discriminación permite al jiva percatarse de ello y continuar con la vigilancia y la práctica a la luz de Vedanta. Por eso, sigue escuchando enseñanza, se mantiene atento a sus pensamientos y corrige todas aquellas ideas que no se encuentran en línea con el conocimiento.

A partir de la referencia que haces al sufrimiento en este mail, te sugiero indagar al respecto. ¿A qué llamas sufrimiento? ¿En qué medida es este sufrimiento “real” para el individuo? ¿Cuál es el deseo detrás de este sufrimiento? Tomemos en cuenta que, detrás del sufrimiento, hay el deseo de alcanzar, mantener o evitar alguna experiencia. ¿Cuál es el deseo? Quizá el sufrimiento se perciba como altamente real o quizá no. Podría tratarse de un vasana que puede ser resuelto simplemente con jnana yoga, o puede requerir, como bien mencionas, karma yoga. O quizá es un vasana profundo que exigirá alguna otra estrategia. La discriminación es lo que te permitirá evaluar esto y descubrir la acción (o no acción) necesaria. Todo esto, desde luego, solo puede efectuarse en el contexto de una vida vivida como sadhana enfocada en el feliz cultivo de una mente pura.

(Visited 45 times, 1 visits today)