Existo, por lo tanto existo

Descartes

Cormack: He continuado con la lectura y la escucha de los Satsang ofrecidos por James. Para mí, como él dice, es un proceso de repetición para hacer el conocimiento firme y para que los vasanas dejen de ser aprisionadores.

Encuentro que el escribir mis pensamientos me resulta útil en este proceso pero también apreciaría recibir las correcciones necesarias en caso de que mis comprensiones no sean adecuadas. Tus respuestas anteriores han sido claras y de ayuda, por lo que te agradeceré que me compartas tus comentarios en lo que he escrito y te comparto a continuación.

Se me dificulta comprender a la conciencia como libre de experiencia. Comprendo al Ser como consciente de sí mismo. Y me imagino que esa consciencia que la conciencia tiene de sí misma es una experiencia, en la misma forma en que el sol se ilumina a sí mismo. Ojalá me puedas ayudar para aclarar esta duda.

Shams: Concibes a la consciencia que el ser tiene de sí mismo como una experiencia porque sigues manteniendo la noción de que el ser es un objeto. Solo los objetos pueden ser experimentados pero el ser no es un objeto.

¿Qué es la la autoconsciencia del ser? ¿Por qué decimos que el Ser se conoce a sí mismo pero también decimos que el ser es libre de toda acción o experiencia? Decimos que el ser es autoconsciente porque es AUTOEVIDENTE. Esto quiere decir que, de manera automática, natural e inevitable, el ser se conoce a sí mismo. Nota por favor que aquí estamos hablando de conocer y no de experimentar.

Por ejemplo, ¿cómo sabes que tú existes? Descartes, el famoso filósofo francés, decía que podemos saber que existimos gracias a que tenemos el pensamiento. Sin embargo, eso no es verdad, pues uno no necesita del pensamiento ni de ninguna otra parte de la mente ni del cuerpo para saber que existe. Tú sabes que existes simple y sencillamente porque… existes. No requieres para ello de la intervención de ningún objeto. Eres. Existes. Y lo sabes. ¿Por qué lo sabes? Porque sí, porque existir es lo mismo que saber que existes.

La autoconsiencia del ser es conocimiento. Conocimiento no como experiencia sino simplemente como ser. Cuando pensamos en términos de la mente, estamos acostumbrados a que el conocimiento involucre dos factores: el sujeto conocedor y el objeto a ser conocido. Esta es una forma útil en el mundo dual de los objetos, que está conformado de esa manera. Sin embargo, el ser es no dual. Esto significa que toda división queda anulada desde el principio. Desde este punto de vista, no podemos pensar en objetos experimentados y tampoco podemos pensar en experiencia.

Cuando decimos que el ser (que es no dual) se conoce a sí mismo, no queremos decir que el ser (como sujeto conocedor) se conoce a sí mismo (como objeto a conocer). A lo que nos referimos con autoconsciencia del ser es que el ser es autoevidente. La mente intenta encontrar al ser como si buscara a un objeto. Sin embargo, lo único que se necesita es saber que el ser es. El ser se conoce a sí sin la necesidad de la mente.

La metáfora del sol y la luna es de utilidad para hablar de la relación entre un ente iluminador y otro iluminado por este. No obstante, es necesario que pongas mucha atención para no imaginar que la conciencia pudiera ser una gran fuente de luz (como lo es el sol), el cual también sería un objeto.

La conciencia es libre de toda forma. La conciencia es existencia. ¿Por qué se conoce a sí misma? No lo hace como una mente. No “lo hace” como una acción. El ser es. Eso es la autoconsciencia del ser.

Y ahora sí... en relación con sus objetos (incluida la mente) el ser es iluminador. Pero el gran error es suponer que es un objeto. No lo es. Es el sujeto. Eres tú.

Cormack: Maya es eterno y por lo tanto está fuera de tiempo y es insondable, pero es solo un poder aparente dentro de la conciencia/ser/existencia que, por razones desconocidas para mí, se manifiesta o despierta. Y así es como Isvara existe.

Shams: Solo tú, la conciencia, eres eterno. Maya no es eterno. Decimos que Maya es “relativamente” eterno, porque, comparado con nuestras vidas humanas, el cosmos es ilimitado. Sin embargo, para la conciencia, Maya es solo un añadido aparente.

Maya es sencillamente la ilusión de dualidad. Es la idea de que, además de ti, hay  un objeto frente a ti. Pero, en realidad, no hay un objeto frente a ti, ¡solo es conciencia! Sin embargo, tu poder aparente te hace creer que hay algo más que tú.

El objeto frente a ti parece ser múltiple y diverso, lo cual se debe a una inteligencia ordenadora y creadora a la que llamamos Isvara. 

Cormack: Creo que Isvara y Maya son co-dependientes y son sinónimo de los tres atributos llamados sattva, rajas y tamas. Esta comprensión o la relación que pueda haber entre ellas me parece demasiado sutil y no la comprendo bien. Quizá porque esto reside más allá de la creación y del tiempo.

Shams: Aunque sea un punto sutil, puede y debe ser comprendido.

Comencemos desde el principio.

  1. Todo lo que hay eres tú, la Conciencia no-dual. Y definitivamente, tú eres completo, total e ilimitado, no puede haber nada más que tú, la Conciencia. Además no eres manifiesto. No eres experimentable. Porque eres absoluto, solo hay tú, lo Real, y en realidad nada nunca ha pasado.
  2. Sin embargo, por el hecho de que eres no-dual, y lo incluyes todo, también incluyes la posibilidad de lo contrario: dualidad, limitación, finitud.
  3. Aquí nace una paradoja: si tuvieras límites dejarías de ser ilimitado, pero el no tener la posibilidad de límites ¡también es un límite!
  4. La aparente paradoja se resuelve con otra aparente paradoja: tendrás límites, serás dual, aunque solo en apariencia.
  5. Recuerda que lo único que es eres tú, Conciencia, libre de todo objeto, experiencia, tiempo, espacio; solo tú, conciencia sin límite. Y sin embargo, ahora parece que hay otro: el objeto.
  6. El aparente poder que lo permite se llama Maya: Maya no hace que surjan objetos, Maya hace que parece que surgen objetos.
  7. Por este Maya el sujeto parece encontrarse ante el objeto.
  8. Maya no crea al mundo, pues en realidad no hay mundo. Maya hace que se vea "como si" hubiera objeto, cuando en realidad no hay más que el sujeto, la Conciencia.
  9. Llamamos a Maya energía de proyección, porque toda su aparente creación no es sino reflejo. ¿De qué? De ti, la Conciencia.
  10. Maya hace que parezca que hay un objeto. La Conciencia más la energía proyectiva de Maya, da como resultado la ilusión de que el objeto que aparentemente está frente a ti es múltiple y diverso, ordenado y regido por la Creación-Creador.

El Creador-Creación es la ignorancia en operación

  1. El Creador-Creación es la ignorancia en operación
  2. El Creador-Creación, llamado Ishvara, es necesariamente un objeto, y lo podemos describir también como no-ser.
  3. Sin embargo, Ishvara (como todos los otros objetos) es uno con la Conciencia, por lo que encontrarás que a la Conciencia a veces también se la nombra Ishvara.
  4. El Creador-Creación (Ishvara) es un solo objeto, que es inteligencia y obra fusionados.
  5. El Creador-Creación (Ishvara) está hecho de tres energías, llamadas gunas: rajas, tamas y sattva. Este último guna es su naturaleza básica.
  6. Los gunas son los bloques con los que está conformado el campo de la creación, así que todos los objetos están hechos de estas tres energías, y las misma inteligencia creadora está formada de los gunas.
  7. Por lo tanto, los gunas conforman los tres cuerpos de Ishvara (cuerpo causal, cuerpo sutil y cuerpo denso). Esto significa que sí están más allá del tiempo (en el cuerpo causal) pero en también están sujetos el tiempo (en el cuerpo sutil y el cuerpo denso).

Por lo tanto, aunque los términos Maya, Ishvara y gunas se refieran a cosas similares, en realidad apuntan hacia distintas cosas. Te sugiero que sigas revisando esto hasta que te quede claro, sin duda alguna.

Cormack: Isvara o Bhagawan/Maya es el mecanismo de la creación, el cual depende y es sostenido por la conciencia. Tiene la capacidad de superponer nombre y forma en la conciencia a través de su poder, su shakti o sus atributos.

Shams: Bien. Digamos que su poder o shakti consiste justamente en hacer que la conciencia parezca estar dividida en nombres y formas, cuando en realidad solo hay conciencia.

Cormack: Al instante, aparece el big bang, aparente dualidad (conciencia y materia). La materia más sutil, que es el espacio, permite que “comience” el tiempo. Cuando pienso en la conciencia y en el mundo aparente de la materia, pienso en la analogía de la araña y su red. La tela es de la araña pero la araña no es de la tela.

Shams: La analogía de la araña y la red más bien se refiere al Creador (la araña) y la creación (la red). La conciencia no puede ser la araña porque la araña es un hacedor. El verdadero hacedor es Ishvara, no la Conciencia. La Conciencia, el ser, no es un hacedor.

Cormack: La materia va de sutil a densa; va desde el espacio y los pensamientos hasta las piedras. Desde la perspectiva de Vedanta, todos estos son objetos de la conciencia.

Shams: Sí.

Cormack: La materia puede ser puro tamas, existencia totalmente no reflexiva, como un agujero negro, o puede aparecer mezclada con sattva, el cual tiene una cualidad reflexiva y puede aparecer como consciente o sintiente. El guna de rajas es el que permite que la materia no sea inerte y permite que el movimiento. Toda materia es una combinación de estas tres cualidades o atributos, pero depende de la conciencia/existencia.

Shams: Cierto.

Cormack: Desde una perspectiva materialista, una evolutiva o una creacionista, los seres humanos sostienen la creencia de que son un cuerpo que contiene un cerebro, el cual, de alguna manera, dio lugar a la conciencia. Y creen que esto constituye la realidad. A diferencia de otros objetos sintientes y no sintientes, los seres humanos se preocupan y dudan porque tienen auto-conciencia y egos con algo de conocimiento mezclado con ignorancia. En consecuencia, los seres humanos se sienten aislados, limitados y temerosos. La razón por la que esto sucedió es desconocida pues aparentemente no le ocurre a los otros seres sensibles.

Shams: Al contrario. Todos los seres sintientes y no sintientes están cegados por la ignorancia. Esto significa que todos reaccionan en identificación con los objetos.

La diferencia del ser humano es que posee buddhi, intelecto. El intelecto, cuando está bajo el hechizo de la ignorancia, le hace creer que es un objeto, a partir de lo cual obtiene muchas conclusiones limitantes. Cuando se aplica un medio de conocimiento en el intelecto, la ignorancia puede ser erradicada. Esto significa que, gracias al intelecto, el ser humano es el único que tiene la posibilidad de moksha.

¿La razón por la que esto es así? Eso tendremos que preguntárselo a Ishvara. Primero, enfoquémonos en conocer nuestra verdadera identidad.

Cormack: El cuerpo sutil del humano tiene suficiente sattva, con el cual refleja, como un espejo, a la conciencia. Esto lo hace parecer como si fuera consciente en sí mismo.

Shams: Sí, el ser humano como objeto no es consciente. El ser humano solo es consciente porque su verdadera identidad es conciencia, que por cierto es la identidad de todos los objetos.

La naturaleza de la mente es sattva. Debido a que sattva en la mente refleja a la conciencia, se genera la confusión que nos hace creer que la mente es consciente, cuando en realidad es solo un objeto de la consciencia.

Cormack: Todo esto es el resultado del trabajo de Maya a través de Isvara, el cual crea una realidad aparente que Vedanta nombra mithya.

Shams: Ok.

Cormack: Para Vedanta, lo real es aquello que es libre de nombre, de manifestación, de descripción y de apego. Lo real no tiene atributos pero, para fines de la enseñanza, se le ha llamado ser, paramatman (conciencia pura y sin límite), cuya esencia ha sido descrita como inmutable, total, no dual, sin límite y libre de acción. Vedanta llama “jiva” al humano, que es un ser vivo con un cuerpo denso, sutil y macrocósmico, que es creado y sostenido en el cuerpo causal de Isvara.

Shams: Bien.

Cormack: Isvara depende de la conciencia, mientras que el Jiva depende de la conciencia y de Isvara. Isvara crea el mundo del nombre y la forma en el que el Jiva existe. El Jiva crea su propio mundo dentro del mundo de Isvara a través de sus preferencias y aversiones. Sus tendencias y condicionamientos se llaman vasanas. Todos sus pensamientos provienen de sus vasanas, que están almacenados dentro de Isvara. Pero no tengo ni idea de cómo es que los vasanas comenzaron el Jiva.

Shams: Es verdad que las tendencias y condicionamientos humanos se deben a los vasanas. Pero los vasanas son, además, la programación que ordena el universo entero. El karma es la acción, y toda acción está motivada por los vasanas. Por lo tanto, todas las acciones (karma) del jiva se deben a vasanas. Respirar, hablar, caminar, etc., todo depende de un vasana.

Puesto que los vasanas son la programación y el karma la realización de la acción, podemos decir que el jiva no es otra cosa que vasanas y karma. ¿Cuando iniciaron los vasanas para el jiva? La respuesta es que, en realidad, no puede haber jiva sin vasanas, porque el jiva nace de estos.

Cormack: Cuando el Jiva conoce su verdadera identidad como la conciencia total, ilimitada y libre de acción, y neutraliza sus vasanas aprisionadores a partir de la discriminación entre el Ser y sus objetos, permanece en Satchitananda (donde “ananda” se refiere a conciencia de la ausencia de límites, en lugar de dicha experiencial).

Shams: Sí, siempre que nos quede claro que “satchitananda” solo se refiere a que sabes que eres el ser, lo cual te libera de imaginar que eres un objeto limitado.