La kundalini y la liberación

Hola Shams:

En mi búsqueda de entender lo que me pasa encontré esta página. No he visto muchos lugares donde haya personas que traten estos temas. El hecho es que quiero ver si me puedes orientar porque me está pasando algo que no veo que le pase a muchos y no tengo con quien platicar y mucho menos preguntar por las razones, así que me siento como en otro mundo.

Te contaré un poquito para que tengas mayor referencia, aunque sea a grandes rasgos.

Desde hace veinte años aproximadamente empecé a tener ataques de pánico, pero esto fue más allá, porque llegó el momento en que mi cuerpo comenzó a ser azotado por descargas que procedían de mi columna vertebral. Sentía presencias, tanto buenas como terroríficas, al grado que para pararme en la noche tenía que pedirle a mi pareja que me acompañara porque estaba aterrorizada. Mi corazón siempre daba a más de ciento treinta latidos por minuto. Alguna vez me miré en el espejo y vi la muerte, llegué también a perder mucho peso. Te cuento que las descargas de energía que sentía eran abrumadoras, con un desgaste tremendo para mis fuerzas. En verdad no sé ni cómo aguante este lapso que duró cerca de cinco años. Me atendí con médicos y cardiólogos, quienes me hicieron toda clase de pruebas, para decirme que no tenía nada aparente pero que si seguía así me iba a morir. Muchas de las cosas que sentía no se las dije a los médicos pues de por sí ya me veían como enferma mental, y por otro lado no me atrevía pues era muy tímida.

Después vino algo peor, mucho sufrimiento y dolor corporal. Esto es difícil de explicar, es como si yo estuviera pagando las culpas de toda la humanidad, sentía en mi cuerpo el dolor y sufrimiento de todas las mujeres, mi mente se llenaba de escenas como del infierno, de matanzas y abusos, hasta sentí en mi cuerpo el dolor de Cristo en la cruz, tenía imágenes en mi mente que no podía apartar. Esto lo cuento a grandes rasgos.

Esta etapa duró como ocho años antes de empezar a calmarme, en los cuales permanecí prácticamente encerrada, y aún lo seguí estando después, solo que un poco más tranquila, desaparecieron muchas cosas, pero me quedó mucho miedo.

Nunca se me inculcó creencia alguna. Crecí en la soledad y la pobreza, tampoco sabía yo de espiritualidad ni nada de estas cosas, de hecho todavía no sé mucho.

Me han ocurrido más cosas pero, para no contarte tanto, hace unos tres meses empecé a leer sobre todo esto, y hallé el libro El poder del ahora de Elkhart Tolle. Lo que me impulsó a seguir buscando es el hecho de que soy muy sensible y sufro por muchas cosas que yo decía que la gente me hacía. Sin embargo, algo en mí sabía que esa no era la verdad, porque hay algo en mí misma que sabe que el sufrimiento no puede afectarme, a no ser que yo lo permita no podía entrar en ello. Cuando leí este libro empecé a practicar y me di cuenta de que me estaba resistiendo al dolor y al miedo, empecé a aceptar y me abandone, lo sentí dentro de mi y me dije “bueno, si he de morir que muera, en lugar seguir viviendo así”. Con todo y el miedo lo hice y, a las pocas horas, ocurrió algo, mi cuerpo era ligero, todo resplandecía, estaba feliz como nunca en la vida y sin ningún motivo. Me sentía como en cámara lenta, no pensaba nada y estaba presente. Me senté en la calle fuera de mi casa a ver a los árboles y la gente. Sentí una paz indescifrable. En fin, esto es difícil de explicar para mí.

Ese momento duró como una hora, pero la verdad es que ¡yo estaba en la eternidad! Ha durado en mí una presencia casi continua. Antes, cuando empecé a practicar, apenas si me acordaba de mí misma de vez en cuando, ahora en cuanto me pierdo en la mente casi de inmediato vuelvo a recordarme. La experiencia solo se ha repetido dos veces, pero he tenido cambios profundos, como la presencia y también una urgencia por saber. Me la paso devorando libros espirituales e indagando en internet. También practico al grado en que hasta yo misma busco las experiencias para superarlas, no sé si estoy mal.

Me hallo continuamente en la observación de mi misma y contemplando mis reacciones y pensamientos. Cada vez me resulta más fácil detener todo eso con la observación sin resistencia. Quiero saber si yo soy esa presencia, si eso es mi ser.

Antes estaba en el infierno, me preguntaba qué había hecho para estar pagando semejante deuda a la vida, y por más que buscaba no sentía que fuera tan mala persona como para que me pasara lo que antes me pasaba.

A la vez me ha venido una especie de conocimiento, de comprender lo que está bien y lo que no. Me doy cuenta y sé que ya no obraría negativamente.

En fin, me gustaría que me dijeras en qué etapa me encuentro, pues como veo que algunos preguntan eso me gustaría saberlo y a la vez te agradeceré que me recomiendes alguna lectura. Ahorita el más fácil de entender para mí ha sido a Eckhart Tolle. Entre otros maestros, también he leído a Ramana Maharishi, aunque a veces no entiendo muy bien.

Un abrazo,
Teresa

***

Estimada Teresa,

Los síntomas de los que me hablas se refieren muy probablemente a la energía conocida como kundalini, la cual suele sentirse en la columna vertebral y se caracteriza por producir experiencias de muchos tipos, algunas de ellas de gran intensidad, tanto placenteras como dolorosas. Es difícil que los médicos puedan entenderla, porque es complicado medirla o estudiarla desde su punto de vista.

Estos son algunos puntos importantes sobre la kundalini:

1) La kundalini es una energía que no depende de la persona, por lo que uno no la puede controlar. Simplemente despierta por sí misma y se va por sí misma.

2) La kundalini se relaciona con la búsqueda de la liberación. En muchos de los casos, la razón de que la kundalini haya despertado es porque está impulsando a la persona para que busque el conocimiento de su verdadera identidad, que es el Ser. De hecho, todas las personas que están en búsqueda de la verdad tienen la kundalini despierta, pero algunas tienen experiencias mucho menos intensas y la mayoría no tiene ninguna experiencia. Esto no depende de la persona, sino de la kundalini y de aquello de donde proviene la kundalini, que es el Ser.

3) Mi maestro James Swartz define a la kundalini como al Ser creando experiencias para despertarte y hacerte buscar respuestas a la pregunta básica de la existencia: ¿quién soy? Una kundalini despierta no es lo mismo que la liberación, porque la liberación no es una experiencia, pero es una forma que la experiencia tiene para impulsarnos hacia el conocimiento.

4) El tipo de experiencias que la kundalini genera en la persona están relacionadas con los “vasanas”. Los vasanas son experiencias que se almacenan en el cuerpo causal (ver el Diagrama del Ser, que comparto en la barra lateral derecha de este sitio web). Eso define el contenido de las experiencias.

5) Hay algunas enseñanzas que intentan manejar la kundalini porque creen que la liberación es una experiencia y que puede ser producida por la kundalini. Sin embargo, te sugiero jamás recurrir a dichas prácticas. Como has visto la kundalini es una energía muy potente e incontrolable. Es importante para una persona espiritual el no formarse una idea romántica o tenebrosa de la kundalini. Se trata simplemente de la energía de la vida y la materia.

Me alegra que las experiencias negativas estén desapareciendo. La experiencia que tuviste después de leer el libro de Elkhart Tolle también se debe claramente a la kundalini, así que, como ves, se trata de energía que se puede manifestar de diversas maneras, y ahora te está permitiendo acercarte hacia algo que tu misma alma (cuerpo sutil) sabe que le hace bien.

Ante tu pregunta acerca de si tú eres esa presencia que percibes, la respuesta es sí y no. Porque lo que estás viendo es un reflejo de ti. Lo estás mirando desde una perspectiva equivocada, porque eso que tú eres en realidad no es un objeto que pueda ser percibido ni experimentado.

En realidad, tú eres la Testigo donde aparecen todas las cosas, todos los objetos, las personas, las ideas, las emociones, el tiempo y el espacio. Mientras todas estas cosas están siempre cambiando, apareciendo y desapareciendo, Tú siempre eres la misma. Tú nunca cambias. Eso es el Ser o la Conciencia, y tú eres eso, no la persona.

La de Eckart Tolle es una buena lectura para comenzar, pero su visión se basa en la búsqueda de experiencia (y no de conocimiento), así que no es muy útil para continuar la búsqueda de la verdadera identidad. Pero leerlo en el comienzo puede ser muy práctico si no te tomas sus ideas como dogmas.

¿En qué etapa me parece que te encuentras? Cuando hablo de etapas me refiero a las etapas de acercamiento a Vedanta. Por lo tanto, como acabas de acercarte a la enseñanza, te encuentras en la primera etapa. En general consideramos tres etapas básicas que son el aprender la enseñanza, el internalizarla (razonar y contemplar) y el aplicarla en la mente por medio de la indagación.

Ahora te comento algo que me parece muy importante:

Aunque te he dicho que la kundalini es una invitación para la búsqueda espiritual, mi mayor recomendación para continuar esa búsqueda espiritual es que lo tomes con la mayor tranquilidad y paciencia posibles, sin apresurarte y también con cuidado, amor y compasión hacia ti misma. La Testigo que tú eres no va a ir a ningún lado, porque siempre has sido y serás tú. La Testigo es amor infinito, así que una muy buena idea es manifestar ese amor que tú eres tomándolo con gran tranquilidad y cariño hacia ti.

Me da la sensación de que, como muchos buscadores, imaginas que la liberación te dará la felicidad. En otras palabras, tal vez supones que hará desaparecer las emociones negativas. Ese pensamiento es un error. La liberación sí libera del sufrimiento, pero solo porque te hace comprender con claridad que tú eres la Conciencia y no la persona que está sufriendo. No tiene nada que ver con las emociones, ni siquiera con las experiencias de paz intensa (aunque es verdad que a veces son muy útiles y deseables). Para eliminar esas emociones negativas es necesaria la práctica espiritual y la integración psicológica.

Para aplicar Vedanta de manera exitosa también debemos tener una mente clara y en paz, con suficiente felicidad e integración psicológica. Esto es necesario sobre todo por la manera tan intensa en que se ha manifestado la kundalini para ti. Imagínate que el cuerpo sutil es como un barquito que flota sobre un mar tempestuoso que es el cuerpo causal. Ese mar es mucho más poderoso que el barco, por lo que en realidad es el que decide a donde llevarlo. Cuando nos vamos a internar en la búsqueda espiritual, entraremos en un mar misterioso y a veces más intenso. Por lo tanto, el barco del cuerpo sutil debe estar listo, ser fuerte y flexible a la vez, para evitar que lo quiebren las olas o que las corrientes lo lleven por lugares alejados.

Como todas las personas, te puede ser de ayuda el ubicar los recursos que te han sido de utilidad hasta ahora y quizá buscar algunos más. Por eso, mi recomendación va en el sentido de que recurras a los recursos y aliados que tu alma te vaya mostrando. Pueden ser desde encontrar alguna terapeuta profesional y sin prejuicios, hasta amistades, libros y simples rutinas y aprendizajes que te permitan ir teniendo una vida que tú reconozcas como tranquila, feliz y armoniosa.

El buscar experiencias espirituales no es la mejor opción. Si llegan se pueden aprovechar positivamente para reconocer que tú solo eres la Testigo de ellas, pero con discriminación para no apegarse a ellas. Leer Vedanta sí que es una buena idea, para irlo integrando poco a poco. Puede ser útil leer el Curso de Vedanta de James Swartz que se comparte en este página, donde podrás conocer algunas herramientas útiles, como la aplicación de karma yoga y el manejo de los gunas.

Espero que te sea de utilidad esta respuesta.
Saludos cordiales,
Shams