Tag Archives: Advaita Vedanta

Osvaldo: Es curioso cómo todo este tiempo sabía que no era mi mente, sabía que no era mis pensamientos, ni mi cuerpo, etc. Sin embargo, pensaba que yo era el buscador espiritual. Pero al darme cuenta de que yo nunca he buscado, nunca he tenido dudas y nunca he hecho nada me quedé un poco sin palabras.

Shams: Sí. El que busca es la persona ilusoria. Y a quien buscaba era a ti. Pero ese no es tu problema, más que por el hecho de creer que eres esa persona.

...continue reading

Osvaldo: Hola Shams. Hace poco que empecé a interesarme por las enseñanzas espirituales. Hace un par de meses el libro de El Poder del Ahora de Eckhart Tolle fue a aterrizar a mis manos y me gustó pero no fui capaz de acabarlo, a la mitad del libro dejé de entenderlo y se acabó mi motivación por leer ese libro, estaba demasiado ocupado persiguiendo mis objetivos, que en realidad no eran míos pero no me daría cuenta hasta más tarde.

Soy muy joven y me siento afortunado de haber podido descubrir la verdad espiritual a una edad tan temprana; sin embargo, a veces me pregunto si no será todo un sueño y nada sea verdad, supongo que al estar rodeado de tanto condicionamiento social y de gente que vive completamente prisionera de él me sienta como un incomprendido.

Mi pregunta es: ¿supone un problema el hecho de “obsesionarse” con estas enseñanzas?

...continue reading

"Cosmos", Edgardo Navarro

Antonio: Tras varios meses de lecturas y visionados de vídeos para tener una idea global de lo que dice la enseñanza de Vedanta, casi de manera natural aparece en mí la necesidad de poner en práctica la discriminación entre lo real (satya) y lo aparentemente real (mithya). En situaciones con una carga emocional bastante neutral (en las que no experimento grandes atracciones-deseos ni aversiones-miedos) la discriminación me resulta relativamente fácil. A veces practico cuando voy camino del trabajo, cuando voy a hacer la compra, o en situaciones neutrales similares. 

El problema aparece cuando hay situaciones con una carga emocional elevada en las que, o bien las atracciones-deseos son muy fuertes o bien lo son las aversiones-miedos. En el primer caso directamente me “olvido” de practicar la discriminación y en el segundo caso la situación que me provoca aversión o miedo parece tan “real” que aunque lo intente me cuesta mucho identificar los estímulos que dan forma a esa situación como tan sólo “aparentemente reales”. En resumidas cuentas, sólo en muy contadas ocasiones este jiva José consigue des-identificarse del jiva José y de todos los objetos que aparecen en él.

Shams: Lo importante aquí no es que puedas realizar este ejercicio particular en todos los momentos. Lo verdaderamente básico es que te preguntes cuál es la función del ejercicio. Es decir, que realices una discriminación sobre lo que has llamado discriminación.

La finalidad de esta práctica no es que puedas realizarla siempre, pues esto es (como has notado) imposible. El objetivo es aplicarlo siempre que sea posible. El simple hecho de reconocer que hay angustia, pesadez o pasión, que te impiden seguir prestando atención, es parte de la discriminación.

...continue reading

Amelia: En uno de los satsangs, no recuerdo cual, te refieres al Ser como algo que no se puede percibir pero indicas que se puede y se debe asumir el Conocimiento.  He interpretado que te refieres a que asumir significa reconocer que el Conocimiento no es una experiencia y no es nada especial.

Shams: La conciencia no se puede percibir como una experiencia por dos razones:

(1) La conciencia es mucho más sutil que el instrumento experimentador (la mente). En el mapa de los cuerpos (que se visualiza en la barra lateral derecha de este sitio) se puede visualizar de manera ilustrativa cómo es que la Conciencia ilumina los tres cuerpos (causal, sutil y denso). Es importante recordar que la conciencia es el único sujeto, mientras que cualquiera de los cuerpos no es otra cosa que un objeto. En la experiencia se requiere de un experimentador (la mente) y de lo experimentado (el objeto de la experiencia); sin embargo, tanto el experimentador como lo experimentado son objetos que aparecen en ti, que eres la conciencia. La mente intentando experimentar a la conciencia es como la Tierra intentando iluminar al Sol.

(2) La conciencia no puede ser experimentada como un objeto. Pero también es cierto que todos los objetos, incluida la mente misma, no son otra cosa que la conciencia (que aparece como si fuera objetos separados). Todas las experiencias son la conciencia (el Ser) pero la conciencia no depende de ninguna experiencia, está más allá de todas. Así pues, debido a que todo lo que hay no es otra cosa que Tú, la conciencia, nunca vas a encontrar otra cosa que a ti mismo, la conciencia. Eres ilimitado, por lo que no hay un solo sitio o tiempo en el que no seas, aunque tú estás más allá del tiempo y espacio. Por lo tanto, la búsqueda de una experiencia particular de la conciencia es una pérdida de tiempo ¡porque todas las experiencias son la conciencia! ¿Quieres tener una experiencia de la conciencia? Toma un vaso de agua, respira, ve al baño, etc. Alguien que ha perdido la ignorancia sobre el Sí mismo no busca más experiencias porque sabe que todas significan lo mismo: la totalidad.

...continue reading

Román: Quizá pueda parecer que he dado más validez al mito que a la racionalidad porque me referí a que el mito igual podría ir mejor a las personas con poca cultura. Así que me gustaría aclarar el tema al respecto, y asumiendo el uso de la terminología vedanta que me aportas: evidentemente, la racionalidad es la que da comprensión y garantías a esa comprensión de "yo soy la Conciencia". Esa garantía racional es, por supuesto, superior a cualquier fe. Porque, cualquier persona racional se da cuenta de que la fe siempre puede estar sujeta a error y la lógica tautológica no.

Shams: Aquí hay algo importante que quizá se te escapa. La “garantía racional” es provisional. Sólo sirve para la aplicación (y no es la única manera). Después, cuando la ignorancia se va, pierde su valor. Si nuestra libertad depende solo de su explicación racional, entonces no tiene ningún valor. La libertad depende del hecho innegable de que somos libres, lo creamos o no.

...continue reading

Claudia: Hola Shams, no he terminado de leer todo el material que me compartiste.

Shams: No es necesario leer el material en un tiempo determinado. En esencia todo el contenido de Vedanta dice siempre lo mismo. La exposición de Vedanta son distintas formas de decir eso mismo, así que lo mejor es tomarse el tiempo que se requiera para leer y digerir con una mente clara, justo como lo estás haciendo. Uno no estudia Vedanta, pues el objetivo no es convertirse en experto en Vedanta, sino simplemente eliminar la ignorancia sobre quién es uno.

Seguramente ya sabes todo esto, pero me pareció apropiado comentarlo nuevamente.

Claudia: Te escribo para comentarte algo que repentinamente me resultó bastante claro hace un par de días mientras reflexionaba sobre la enseñanza; visto en retrospectiva puede parecer obvio (en el caso de que sea correcto): En últimas, absolutamente todo lo que se percibe, se observa, se piensa o se siente, bien sea a través de los sentidos o la mente, despierto, dormido o en cualquier otro estado, es tan solo objetos que continuamente emergen y se desvanecen. Todo, sin excepción.

Shams: Excelente. Esa es la enseñanza básica que repetimos todo el tiempo, pero es algo muy positivo que tú la formules, pues significa que comienza a ser asimilada. Por eso Vedanta sugiera separar entre tú los objetos. En efecto, todo, todo, todo, todo, todo es un objeto. Incluidos todos tus pensamientos, emociones, los sentidos, el tiempo, el espacio y la misma sensación de ser y de existir. Todo sin excepción es un objeto. Solo hay una excepción, y esa excepción eres tú: el ser (la conciencia, el sí mismo). Pero debes renunciar al deseo de encontrarte como experiencia, de percibirte como si fueras uno más de esos objetos. Eso jamás sucederá. Toda experiencia es un objeto, pero tú no eres un objeto. Tú eres la conciencia libre de objetos donde los objetos aparentes aparecen.

Antes de los objetos, tú ya eras. Después de los objetos, tú sigues siendo. Renuncia al deseo de encontrarte, date cuenta de que siempre has sido tú lo único que es.

...continue reading