El maestro de Vedanta no pide un cheque en blanco

Azucena: Recientemente, en búsqueda de información de Advaita Vedanta en español, di con tu página de internet. Actualmente empecé a estudiar el Curso de Introducción a Advaita Vedanta Apenas lo estoy iniciando. Es muy interesante.

Hasta ahora, lo muy poquito que sé de Vedanta, es que resuelve todos los cuestionamientos que desde la dualidad e ignorancia nos hacemos, dado que deja sin piso cualquier creencia o bastón donde el ego pueda apoyarse.

En el curso se dice que es superior el conocimiento a la experiencia, y deja esta última en no muy buena posición.

Shams: No es que la experiencia sea mala o puede por sí misma. Se dice que la experiencia depende del conocimiento. Esto quiere decir que la experiencia no tiene ningún significado en sí misma, sino que todo depende de cómo se interprete, desde el conocimiento.

Es importante ver que la crítica a la experiencia no es para rechazarla y excluirla, sino para darnos cuenta de que el único punto confiable para abordar la experiencia es el conocimiento. Vedanta no tiene nada contra la experiencia. Después de todo, el mundo entero no es otra cosa que experiencia. El conocimiento mismo se manifiesta como experiencia (como una idea) en la mente. El problema, desde luego, es cuando confundimos experiencia con conocimiento.

Azucena: También se indica que la experiencia de otro en la práctica no me sirve, porque tiene sus sesgos.

Shams: Las enseñanzas basadas en la experiencia personal no tienen utilidad porque, en efecto, tienen sesgos. A esto se contraponen las enseñanzas impersonales, que están libres de sesgos porque han sido puestas a prueba y refinadas.

La enseñanza impersonal se basa en el conocimiento, que es el único punto de referencia confiable y objetivo.

Azucena: Es allí donde viene mi pregunta. Según lo que he leído hasta ahora, los “Iluminados”, en el recorrido de su búsqueda han dado con un Maestro, cuya ayuda les ha permitido obtener la liberación. ¿Esto no implica que nos tenemos que basar en la experiencia de otro con los sesgos que le imprime cada personalidad?

Shams: Siempre se corre ese riesgo, en toda relación entre dos personas. Como el “maestro” y el “estudiante” son también personas, no cabe duda de que la mente de ambos puede verse afectada por las energías de proyección (rajas) y ocultación (tamas) siempre presentes en nuestra mente, así como las miles de ideas conscientes e inconscientes que conforman los vericuetos del ego.

La ventaja de Vedanta es que la figura del maestro es solo la de un instructor, cuya fuente para la exposición son siempre las Escrituras. Es cierto también que del maestro se esperan atributos importantes, relacionados con la pureza de la mente y la perfección de su entrega al Dharma. Esto mismo es una ayuda para el estudiante, quien debe tener una discriminación desarrollada para saber si su maestro cumple con este requisito.

Vedanta no pide al indagador un cheque en blanco a la hora de relacionarse con un maestro o con las enseñanzas. Al contrario, Vedanta invita al indagador a no suspender su juicio y su discriminación.

James Swartz dice con frecuencia: “Todo maestro tiene los pies de barro”. Esto quiere decir que todo maestro es humano y, desde luego, su experiencia no es la que nos va a transmitir el conocimiento.

En resumen, el maestro es una figura necesaria, pero de él no depende la enseñanza, más que para ser expuesta. La enseñanza está plasmada de las Escrituras de Vedanta. Lo que hará el maestro es explicarlas y ayudar a despejar las dudas y confusiones que necesariamente van surgiendo.

En las relaciones más tradicionales el maestro o guru cumple con papeles de orientación y guía mucho más cercanos. Pero en ningún caso la enseñanza depende de su punto de vista personal, al menos no en Advaita Vedanta tradicional. El punto de vista es el de los textos, siempre impersonal.

Azucena: Sé que la idea de Maestro, tiene sentido común, de hecho, en un tiempo en el que practiqué meditación era discípulo de un Maestro de la India, pero ya terminé con todo eso. ¿Qué importancia tiene la relación Maestro – Discípulo?

Shams: El verdadero Guru (Maestro) es el Ser, que eres tú mismo. La relación del discípulo con el guru personificado en alguien más, puede ser importante porque sirve para mostrar al discípulo que el auténtico  Guru es el Sí mismo.

Vedanta establece como requisito la relación con un maestro, porque las Escrituras de Vedanta no pueden ser comprendidas sin una explicación clara.

Por lo tanto, el Maestro tiene la función de desplegar las enseñanzas y, en caso de ser necesario, de brindar orientaciones necesarias para el desarrollo de las cualificaciones internas.

En algunas ocasiones, uno supone que el maestro posee algún papel extraordinario y a veces se establece una relación de dependencia o de entrega total hacia él. Esto no es el caso de Vedanta.

Azucena: ¿Cómo funciona esta relación y cómo opera en la práctica cuando no hay contacto directo?

Shams: En el caso de mi maestro James Swartz, muchas personas se benefician de su exposición de las enseñanzas en los seminarios y a distancia, sin necesidad de establecer más contacto que el de la atención con una mente clara.

En mi propia experiencia, también pude hacer la parte más importante de mi práctica de los yogas y aplicación de Vedanta solo con base en la lectura de su página de internet y la escucha de algunos audios de las enseñanzas. El haber conocido a mi maestro en persona fue importante quizá en lo emocional, pero no cambió demasiado en la comprensión. Aunque desde luego es un gran beneficio someter la mente a Vedanta durante varios días o semanas en un seminario (además de conocer a otros buscadores, lo cual puede ser inspirador), lo único fundamental fue la exposición de los textos hecha por mi maestro, y recibida a través de su página de internet.

Claro que esta fue solo mi experiencia. Cada caso puede ser diferente. Hago énfasis también en el hecho de que las prácticas para purificar la mente y el estudio diario de Vedanta son también esenciales.

(Visited 17 times, 1 visits today)