Yo no era una persona

Osvaldo: Es curioso cómo todo este tiempo sabía que no era mi mente, sabía que no era mis pensamientos, ni mi cuerpo, etc. Sin embargo, pensaba que yo era el buscador espiritual. Pero al darme cuenta de que yo nunca he buscado, nunca he tenido dudas y nunca he hecho nada me quedé un poco sin palabras.

Shams: Sí. El que busca es la persona ilusoria. Y a quien buscaba era a ti. Pero ese no es tu problema, más que por el hecho de creer que eres esa persona.

Osvaldo: Ni si quiera estoy escribiendo yo este mensaje, puedo observar a esta persona escribiendo y pensando, es todo siempre muy paradójico porque ¿Quién buscaba a quién?

Shams: La Conciencia aparentemente se buscaba a sí misma. Pero solo era karma sucediendo, pues tú nunca has dejado de conocerte.

Osvaldo: ¿Quién se libera y quién quiere liberarse?

Shams: La mente se libera de la gran cadena de la ignorancia. La mente es la que se libera. Todo esto es una buena noticia para ella. En cuanto a ti, no lo necesitabas, pues eres la libertad plena.

Osvaldo: ¿Es la Conciencia la que se libera con el instrumento de la mente y vuelve a ser lo que siempre fue y es?

Shams: No. Solo es que la ignorancia comienza a desaparecer de la mente. Tú, la Conciencia, eres inmutable. Por lo tanto, no puedes dejar de ser quién eras ni volver a ser. Siempre eres el mismo. Maya causó la ilusión de lo contrario.

Osvaldo: La Conciencia nunca dejó de ser libre ¿no? Entonces, ¿qué ha pasado aquí exactamente?

Shams: Lo que pasa es Samsara. Una especie de sueño magnífico, llamado dualidad. El despliegue de la Gloria del Señor Krishna, gracias a Maya.

Osvaldo: Cuando miro atrás a cualquier experiencia incluso ahora mismo escribiendo esto sé que ahí estaba la persona con sus pensamientos, sensaciones, emociones etc, el entorno, todo lo que sucedía, y Yo, el verdadero Yo con mayúsculas estaba iluminando toda esa escena ininterrumpidamente, y todos esos objetos no eran más que objetos en dicha luz, pero no estaba “haciendo” nada. Y así han sido todos los instantes de mi vida. Por eso me pregunto ¿cuál es en realidad la naturaleza de la Conciencia? Una cosa sé seguro: es la que hace todo posible y la que hace que el mismo conocimiento sea posible, porque es la que está iluminando todas las experiencias toda la vida SIEMPRE, desde el momento del nacimiento hasta la muerte del cuerpo. Ya sabemos que podríamos decir que su naturaleza es “luz”, es decir, aquello en lo que los objetos, incluido el intelecto de el ego que “sabe” sobre la existencia de dicha Conciencia y que él es ella (el supuesto sujeto iluminado), aparecen, pero ese intelecto de esa supuesta persona no es más que un objeto más, que junto con toda manifestación sutil o densa aparece en la Conciencia. Entonces supongo que ese saber estará en ese intelecto que a su vez es un objeto en la Conciencia, que es en lo que se contiene absolutamente todo en esta vida.

Shams: El Conocimiento se manifiesta en la parte más sutil del cuerpo sutil, que es el intelecto, en la forma de pensamientos (que son más sutiles que las emociones y los deseos). Aún así, el Conocimiento del ser es previo y libre del intelecto. El Conocimiento del Ser es el simple hecho de saber que tú eres porque tú eres. Es lo obvio. Es de lo único que tienes certeza en todo el universo.

Si lo analizas, verás que nada conoces a ciencia cierta. Todo el cosmos y toda la vida no son más que una inferencia. Lo único que es 100% seguro es que tú eres. Tú eres. Eso es el ser que siempre se conoce.

Osvaldo: Entonces la naturaleza de la Conciencia es luz, observancia, como se quiera ver y ¿qué más?

Shams: En realidad, hablamos de “naturaleza” para darle una idea a la mente. El ser es libre también de tener una naturaleza, porque no tiene atributos, ningún rasgo. Por otro lado, a la mente le podemos decir que estos son sus rasgos o su naturaleza: siempre es, es conciencia ordinaria, carece de límite, no cambia, etc.

Has escrito, en el fragmento que me compartiste antes “Todo es en mí y yo no soy nada”. Me parece útil mencionarlo de nuevo, pues es por completo incorrecto. Y aún así es una de las tentaciones de la mente en la que, desde los inicios, ha caído, por ejemplo, el Budismo: el creer que el Ser es nada, es vacío.

Cuando vemos a partir de la perspectiva relativa de la mente, todo lo intentamos comprender en los términos de experiencia. De esta forma es comprensible que, al principio, parezca inconcebible que pueda haber algo sin características, sin rasgos que puedan ser explicables a partir de la experiencia. Pero la verdad es que el Ser no solo es mucho más sutil que la mente (lo que lo hace imposible de percibir) sino que ni siquiera es una experiencia que funcione en términos de tiempo, espacio, ni de ninguna dualidad.

Al preguntar por la naturaleza de la conciencia, en realidad estás preguntando por un objeto. Para saciar a la mente, Vedanta ofrece estas explicaciones pormenorizadas de su objeto de estudio que es este no-objeto, la Conciencia. Más allá de la paradoja está la posibilidad de comprender el hecho de que tú eres más allá de los objetos. Así que este es un ejercicio que puede resultar benéfico: separar entre tú y los objetos a manera de indagación constante. ¿Y cuáles son los objetos? Todas las ideas, emociones, experiencias… ¿Y qué eres tú? Aquello que nunca percibirás, pero es donde aparecen los objetos.

Osvaldo: ¿Su naturaleza es saber?

Shams: Tu naturaleza es conocimiento en el sentido en que te lo comenté. Eres autoevidente.

Osvaldo: ¿Su naturaleza es amor?

Shams: Sí. Pero también hay que entender a qué nos referimos con esto de “amor”. No hablamos de amor como una emoción, como apego o como querer a alguien o algo. Amor es otra palabra para referirnos a ti. El amor es la Conciencia. Decimos que tu naturaleza es amor, porque eres lo que da pie a la existencia de todo. En el caso de la mente, el amor es atención, es aquello en lo que se enfoca la mente. Aquello que surge en la conciencia.

Todos los actos de todos los seres sintientes son siempre por amor, incluso los que actúan por instinto, y también los que creen hacerlo por odio, por el simple hecho de que todo está hecho de Conciencia (Amor).

Osvaldo: ¿No son eso los objetos que están apareciendo en ella?

Shams: Claro. Por eso, como te he compartido, la clave está en entender a qué se refiere cada palabra.

Osvaldo: ¿Qué es la conciencia aparte de una luz que nunca se apaga?

Shams: Bueno, en realidad la luz también es solo una metáfora para la mente. No eres una luz, porque no eres un objeto.

¿Qué es la conciencia?

Es lo único que es. Es donde surge toda la existencia. Es eterna, ordinaria y sin límites. Y eres tú.

(Visited 58 times, 1 visits today)